Por Correo del Alba

Los Estados Unidos están considerando la posibilidad de detener los cinco buques cisterna iraníes que navegan desde la refinería de Bandar Abbas a Venezuela e introducir nuevas medidas punitivas contra los dos gobiernos culpables de eludir las sanciones unilateres impuestas por la Casa Blanca. La administración Trump dijo a Reuters, el jueves pasado, que su país evalúa decretar nuevas medidas contra Irán en respuesta al envío del combustible. En un acto que evidencia el uso de la emergencia mundial por parte la superpotencia para exacerbar la presión sobre sus adversarios; pero además confirma el fortalecimiento de las relaciones entre las repúblicas islámica y bolivariana.

Irán advierte en las Naciones Unidas de piratería de Estados Unidos

En la página del Ministerio de Asuntos Exteriores persa, informan que dada la publicación de informes que sugieren que funcionarios estadounidenses habían amenazado con acosar a los petroleros iraníes que transportan combustible a Venezuela, el canciller Mohamm ad Yavad Zarif, en una carta dirigida al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, advirtió a Washington sobre el envío de tropas al Mar Caribe para entorpecer el traslado del crudo. En la misiva, Zarif describe las posibles acciones por parte de los Estados Unidos como una especie de “piratería marina” y un “gran peligro para la paz y la seguridad internacionales”. Asimismo, el Ministro subrayó que la administración Trump debe dejar de intimidar en el escenario mundial y respetar el Derecho Internacional, especialmente la libre navegación en alta mar. Recordó la responsabilidad de aquel Gobierno ante las consecuencias de cualquier eventual acción ilegal y destacó el derecho de Irán a adoptar las acciones apropiadas y necesarias para hacer frente a las amenazas.

Un historial de sanciones

En mayo de 2018, Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo nuclear firmado entre Irán y las principales potencias del mundo, e inició una campaña de máxima presión contra Teherán, incrementando las sanciones existentes. Las autoridades islámicas han anunciado repetidamente su disposición a reanudar el cumplimiento de sus compromisos en caso de que se levanten las sanciones; sin embargo, Washington ha continuado su arremetida. El presidente iraní, Hasán Rohaní dijo que la política estadounidense de ejercer la “máxima presión” sobre Irán ya ha fracasado y todos los indicadores económicos muestran que su país se repone a la injusta política coercitiva.

Venezuela es un país duramente acosado por los Estados Unidos, lo cual ha imposibilitado al gobierno de Nicolás Maduro la compra de alimentos y medicinas para la población. Las medidas unilaterales implementadas por la Casa Blanca a la nación caribeña, arrecieron a partir de 2015, abarcando una amplia gama de restricciones a nivel económico y financiero, además de una fuerte presión diplomática.